Hacer presentaciones ante un público es una habilidad profesional importante, y toda persona que busca empleo debe perfeccionarla. Tener habilidad para hacer presentaciones es fundamental para las entrevistas que requieren una presentación formal para demostrar un método específico para resolver problemas. Contar con habilidades efectivas para hacer presentaciones puede hacerte destacar, y aumenta tus posibilidades de ser contratado, ascendido o incluso de que te busquen para contratarte, y por lo tanto, hacerte útil a lo largo de tu carrera profesional.

Los siguientes consejos te ayudarán a perfeccionar esas importantes habilidades que necesitas para hacer presentaciones.

Planeación y preparación

  • Conoce a tu público
    Es necesario que sepas ante quién harás la presentación: investiga si existen restricciones de tiempo y adapta tu contenido adecuadamente. Es posible que la empresa te haya dado esos detalles; ahora bien, si no lo hizo, investiga.
     
  • Dale estructura a tu presentación
    Compártela con tu público. Piensa en ella como una historia fascinante, que cuenta con un principio, una trama y un final. En la introducción, haz un resumen de lo que incluirá la presentación; durante la trama, proporciona detalles; y por último, recapitula lo que expusiste anteriormente.
     
  • ¡Practica, practica y practica!
    Una vez que hayas preparado tu presentación, perfecciona tus habilidades frente a un espejo, o ensaya con tus familiares y amigos, o bien, con alguna otra persona ajena a tu empleo.
     
  • Revisa la sala donde harás la presentación
    ¿Cuenta con el equipo necesario, por ejemplo, laptop, retroproyector? ¿Puedes hacer una prueba para asegurarte de que las diapositivas se vean bien y tu voz se escuche desde el fondo de la sala? Familiarizarte con la sala puede ser una buena manera de tranquilizar tus nervios antes de la presentación.
     
  • Vístete para impresionar
    ¡Profesionalmente, claro está! Y usa ropa cómoda. Esto te ayudará a sentirte confiado y seguro de ti mismo. Como serás el centro de atención, no permitas que un calzado descuidado le robe atención a tu discurso.

Prepara tus materiales

  • PowerPoint
    No utilices las diapositivas como muletas. El propósito de las diapositivas es guiar al público durante tu presentación, no ayudarte a hacerla; la clave está en la planeación, la preparación y la práctica.
     
  • Viñetas
    No redactes tu presentación y la leas en voz alta. Pues el público hará lo mismo que tú. No satures las diapositivas; solo debes incluir la información más importante como un punto de partida del que se desglosará tu discurso.

Llegó el día de hacer tu presentación

  • Llega con anticipación. Esto demuestra profesionalismo. Prepara tu equipo, de ser necesario, y calma tus nervios.
     
  • Saluda a tu público cordialmente
    Una sonrisa ayudará a relajar el ambiente. Preséntate y menciona el tema de tu presentación. Resume la estructura de tu presentación y no olvides el lenguaje propio para estos casos: “en primer lugar, en segundo lugar, pasemos al siguiente punto...” Da tiempo para preguntas hasta el final, de este modo no te preocuparás por perder el hilo.
     
  • Oculta la diapositiva
    Si te parece que una diapositiva te roba atención, ocúltala por un momento. Presiona la tecla B en el teclado. Presiónala de nuevo para que la diapositiva vuelva a aparecer.
     
  • Mantén el contacto visual
    Dirígete a todos los presentes. No concentres tu atención en una sola persona. Esto podría incomodar a la persona en cuestión y hacer que los demás se sientan. Intenta mirar por sobre las cabezas de los presentes, dando la impresión de que en verdad los estás viendo.
     
  • Habla de manera natural, tómate tu tiempo
    Haz pausas al terminar tus frases: habla con claridad, dirige tu voz y no te apresures durante la presentación. Si se te olvida mencionar algún punto, lo cual podría suceder, simplemente continúa: puedes retomarlo más tarde diciendo: “algo que también debo mencionar es...”
     
  • Conclusión
    Hacia el final de la presentación, haz un resumen de los puntos principales, como un sutil recordatorio para tu público. Agradece su tiempo e invítalos a hacerte preguntas.
     
  • Hora de responder preguntas
    Si no tienes la respuesta a alguna pregunta, tal vez porque no está relacionada directamente con el tema, discúlpate y ofrece investigarlo o dirigirlos a otra persona o a la literatura que pudiera ayudar a responderla. Evita las muletillas (este, mmm...); en lugar de eso replantea la pregunta para darte tiempo de pensar un poco; esta no es sólo una habilidad efectiva para hacer presentaciones sino en general es una habilidad de comunicación.

¡Lo lograste! Agradece su asistencia de nuevo, sonríe y... respira.